El “Valle Incómodo”: ¿Por qué nos desagradan algunos robots?

Los has visto, todos los hemos visto. Parecen humanos, pero tienen algo extraño, algo que no parece estar del todo bien. ¿Aún no sabes a lo que me refiero? Mira estas imágenes:

uncanny1

Y estas otras, ¿qué te parecen? Mucho mejor, ¿o no?

uncanny2

Entre la primera y la segunda serie de imágenes se encuentra el Uncanny Valley, o Valle Incómodo, un concepto estético que trata sobre cómo reaccionamos los humanos frente a humanoides artificiales como robots o animaciones en 3D.

.
¿Qué es el Valle Incómodo?

fl20110310jka
El profesor Masahiro Mori y el Valle Incómodo detrás

El concepto de Valle Incómodo fue acuñado en 1970 por el profesor y experto en robótica japonés, Masahiro Mori. Mori plantea que, mientras más humano actúe o parezca un robot, más inquietante y repulsivo resultará para un ser humano real.

 

El hecho de que se llame valle proviene de estudios cognitivos que demostraron que las personas se sienten cómodas e incluso sienten simpatía por robots que se ven muy, valga la redundancia, robóticos. A medida que el robot comienza a parecer más humano, comienza a generar rechazo en las personas. El otro extremo de la curva corresponde al punto de un ser humano real, que no nos produce repulsión por como se ve.

Esta es una adaptación de la curva que llevó al nombre de Valle Incómodo:

Uncanny_Valley

¿Qué produce este efecto?

El Valle Incómodo es un efecto cognitivo. Esto quiere decir que no tiene relación con el robot propiamente tal, sino con nuestra percepción de él. Las sensaciones que nos genera el observar los distintos tipos de robot son las que definen este “valle” cognitivo. Por lo tanto, las causas del desagrado no tenemos que buscarlas en los robots, ya que son parte de nuestra mente y de cómo procesamos la información que obtenemos del mundo que nos rodea. Las explicaciones a este fenómeno son psicológicas, no robóticas.

Las causas de este efecto aún son debatidas, pero las principales hipótesis apuntan a la relación entre cuán humanoide se ve un objeto y cuán naturales son sus movimientos. Algo que se ve muy humano, pero que se mueve de manera muy robótica y poco natural para nosotros, a nivel instintivo nos hace pensar en una persona enferma. Por un rasgo evolutivo, estamos programados (¡ja!) para sentirnos desagradados por esa persona que podría contagiarnos de algo, y queremos alejarnos.

uncanny-valley-humanoid-android-with-creator-468x312
El profesor Hiroshi Ishiguro, del Laboratorio de Robots Inteligentes de la Universidad de Osaka, Japón, con su clon robótico.

Esta misma diferencia entre cuán humano se ve un robot y cuán naturalmente se mueve puede llevarnos a una desconexión con nuestras expectativas que nos hace sentir incómodos. Por ejemplo, si vemos algo muy humanoide, esperamos que se mueva como un humano, pero cuando lo vemos moverse y no es así, eso nos incomoda. Lo mismo pasaría con el tacto: si vemos un robot muy humanoide y realista, al tocarlo esperaríamos sentir piel humana y tibia, pero en verdad lo que sentimos es plástico blanco y frío. Esta diferencia entre lo que nuestra mente acostumbra a sentir y lo que sentimos al ver o tocar un robot humanoide, también genera una sensación de incomodidad a nivel instintivo.

Un estudio de la Universidad de California avaló esta hipótesis: analizó cómo reaccionaban las personas, a nivel cerebral, al ver un robot humanoide en acción. El cerebro reaccionaba enormemente al ver a estos humanoides haciendo actividades humanas con sus movimientos extraños, ya que la apariencia y el movimiento del robot no coincidían. Es algo que nuestra mente no está acostumbrada a procesar.

¿Sólo son los robots?

El Valle Incómodo no se presenta sólo en el caso de robots, también ocurre con ciertas animaciones en CGI 3D, donde tenemos humanos que se ven muy reales, pero que también tienen movimientos poco fluídos. Además, en muchos usuarios también produce incomodidad el hecho que se vean muy humanos pero que les falten detalles característicos de alguien con vida, como el brillo de los ojos o el movimiento suave de la piel o del cabello. Nuevamente, en este caso sentimos más familiaridad con personajes totalmente caricaturescos, que con los que asemejan humanos reales.

uncanny3.png
Algunos ejemplos del Valle Incómodo en animación: muy realistas, pero con rasgos extraños para nosotros.

Pero podríamos decir que el efecto ocurre con cualquier personaje humanoide que no sea exactamente humano: es la razón por la que a muchos nos incomodan, por ejemplo, los payasos. Otro ejemplo notable son las marionetas Bunraku, un tipo de marioneta japonesa que no utiliza cuerdas y que tienen un tamaño cercano al de una persona real:

¿Puede evitarse este efecto?

Como señalamos antes, este efecto es cognitivo y tiene relación con cómo nuestro cerebro humano viene funcionando y procesando la información desde hace miles de años. Es por eso que el efecto de incomodidad que nos producen estos personajes es muy instintivo, podríamos decir visceral, e inexplicable. Si bien es cierto que algunas personas tienen más tolerancia a este efecto (quizás los que ya están acostumbrados a trabajar con robots o a ver humanos animados), para la mayoría de nosotros seguirá ocurriendo, al menos hasta que construyan un robot que se vea completamente humano y se mueva de una manera totalmente fluída, como un humano. Lo que, hay que decirlo, ¡también suena bastante aterrador!

Links de interés

Blog Primer Fotón no se hace responsable por las pesadillas que los siguientes links puedan causar 😉

Para los que quieren recorrer el valle:
Welcome to the Uncanny Valley — Buzzfeed
10 Creepy Examples of the Uncanny Valley — Stranger Dimensions

Para los que prefieren entenderlo a la distancia:
Robots: Is the Uncanny Valley Real? — BBC Future
Scientists think they’ve figured out the “uncanny valley” – why humanoid robots creep us out — Digital Trends
Your Brain on Androids — Science Daily
Should the Uncanny Valley Actually be Called the Uncanny Cliff? — Tested

One thought on “El “Valle Incómodo”: ¿Por qué nos desagradan algunos robots?

  1. Uno intenta estar de acuerdo con lo que la tecnología nos va presentando… y la robótica para muchos es una marca del siglo XXI. Sin embargo es difícil no pensar en que estos mecanismos algún día serán más eficientes que nosotros en muchas tareas y, que por lo tanto, si la forma en que se gobierna la humanidad no contempla el evitar que unos pocos con el control de estos decidan hacer de lado al resto de la gente, las cosas se van a poner muy difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *