Día del Asteroide: conmemorando el evento de Tunguska

Desde el año 2014 se celebra oficialmente el Día del Asteroide. ¿La idea? Aprender sobre asteroides y generar conciencia pública sobre qué podemos hacer para proteger a nuestro planeta de ellos. Esta iniciativa surgió del cineasta Grigorij Richters y del astrofísico Brian May (también conocido como el guitarrista de Queen), quienes en 2014 realizaron y estrenaron la película “51 degrees north”, o “51 grados norte”, que muestra las consecuencias para la humanidad de un hipotético impacto de asteroide sobre la ciudad de Londres.

asteroidday

El primer Día del Asteroide se celebró el 3 de diciembre de 2014, pero luego se decidió que la fecha oficial sería el 30 de junio de cada año. Esto, ya que el 30 de junio se conmemora el evento de Tunguska, una enorme explosión ocurrida en esa fecha en 1908 sobre los cielos de Siberia. Diversos estudios sugieren que dicha explosión se debió a la entrada en la atmósfera de un asteroide de enormes dimensiones, sin embargo no alcanzó a impactar en la superficie y no dejó un cráter visible. De todas formas se considera el impacto de asteoride más poderoso en la historia reciente, equivalente a una explosión 1.000 veces más potente que la bomba atómica de Hiroshima.

Un fuerte impacto remece Tunguska

La ubicación de la zona en el mapa actual. Imagen: por Bobby D. Bryant vía Wikimedia Commons.
La ubicación de la zona en el mapa actual. Imagen: por Bobby D. Bryant vía Wikimedia Commons.

Eran un poco pasadas las siete de la mañana en los alrededores del río Tunguska, en la región de Krasnoyarsk Krai, Siberia. Los habitantes de la zona señalan que vieron una luz azul, casi tan brillante como el Sol, moviéndose en el cielo por el noreste. Pocos minutos después vino un brillante flash de luz, un ruido como el disparo de varios cañones, y una onda sísmica equivalente a magnitud 5 en la escala de Richter que fue detectada por sismógrafos de toda Europa oriental, y que rompió ventanas a varios kilómetros de distancia del lugar. Además se generaron importantes variaciones en la presión atmosférica, que fueron detectadas incluso en Londres. Partículas de hielo llenaron el cielo y fueron detectadas incluso en el Observatorio de Mount Wilson en Estados Unidos.

Un bosque devastado en los alrededores de la explosión. Imagen de la expedición de Leonid Kulik en 1927. Vía NASA.
Un bosque devastado en los alrededores de la explosión. Imagen de la expedición de Leonid Kulik en 1927. Vía NASA.

Al ser una zona muy despoblada, no se produjeron daños personales y la mayoría de los testigos reportan haber visto la luz y sentido el ruido y la onda sísmica, pero muchos no vieron la explosión. Los daños en el paisaje eran notorios: árboles derribados por el impacto en 40 kilómetros a la redonda. Desde entonces se han publicado más de 1.000 artículos de investigación sobre este evento, y los científicos siguen explorando el área. Hoy en día, la hipótesis más aceptada señala que un enorme asteroide explotó a unos 6 a 10 kilómetros de altura, sin alcanzar la superficie de nuestro planeta.

Cuando un meteoro entra a la atmósfera de la Tierra, el aire delante de él se comprime, generando muchísimo calor. Esto hace que la mayoría de las veces estos meteoros se enciendan, generando lo que llamamos una “estrella fugaz”, que se consume antes de caer en la Tierra. Muchas veces también este calor y presión los hace romperse en varias partes más pequeñas. Esto es lo que habría ocurrido con el asteroide sobre Tunguska. Algunos científicos plantean que también se puede haber tratado de un pequeño cometa, lo que explicaría las partículas de hielo en la atmósfera. Sea un cometa o un asteroide, sabemos que no llegó a la superficie, pero algunos trozos más pequeños parecen haberlo hecho ya que se han encontrado cráteres menores en la zona.

¿Qué pasaría si..?

Un evento como el de Tunguska sobre una ciudad poblada sería catastrófico. Si la onda de choque pudo derribar árboles 40 kilómetros a la redonda, podemos imaginar lo que haría sobre personas y viviendas. El año 2013, también en Rusia, una situación similar pero con un asteroide que se estima mucho más pequeño dañó más de 7.000 viviendas en 6 ciudades, y cerca de 1.500 personas tuvieron que buscar asistencia médica por problemas causados por la onda de choque. Se estima que este tipo de eventos ocurren un vez cada 60 años aproximadamente, y existen registros de una situación similar en Brasil en el año 1930.

Observando los efectos de estos asteorides que ni siquera alcanzaron a caer en la Tierra, es simple ver que un verdadero impacto de un asteoride de esas dimensiones causaría una catástrofe a nivel mundial. Se cree que el bólido de 2013 en Rusia era incluso más grande que el asteroide que generó la extinción de los dinosaurios. Si el asteroide de 2013 hubiese impactado, no hay dudas de que no podrías estar hoy leyendo este artículo: muy probablemente, la humanidad ya se habría extinguido.

La Declaración 100x

Una de las principales metas de celebrar el Día del Asteroide es concientizar, tanto a la población como a las autoridades, de lo importante que es financiar y mantener programas de detección temprana de asteroides. Es por eso que el equipo que comenzó la iniciativa propuso la Declaración 100X, que busca aumentar las tasas de descubimiento de asteroides a 100.000 por año  (o 100 veces, 100x, más que lo actual) durante los próximos 10 años. Actualmente, se descubren en promedio 1.000 asteroides por año. A esa tasa, no hemos descubierto ni siquiera el 10% de los objetos potencialmente peligrosos para nuestro planeta.

La Declaración 100x ya ha sido firmada por más de 17.000 ciudadanos, además de decenas de astronautas, cosmonautas, científicos, y celebridades. La lista de firmantes originales incluye a la astronauta Anousheh Ansari, el también astronauta Chris Hadfield, el físico Brian Cox, el biólogo Richard Dawkins, y el músico Peter Gabriel, entre muchísimos otros. Puedes ver la lista completa aquí. En palabras de Brian May:

Mientras más aprendemos sobre impactos de asteroides, más claro es que la raza humana está viviendo con tiempo prestado. El Día del Asteroide y la Declaración 100x son formas en las que el público puede contribuir a concientizar sobre la vulnerabilidad de la Tierra y el hecho de que asteroides llegan a la Tierra todo el tiempo. El Día del Asteroide es un vehículo para generar apoyo público y aumentar nuestro conocimiento de cuándo podría golpearnos un asteroide y cómo podríamos protegernos.

La NASA ya anunció su nuevo programa de detección de asteroides, con el llamativo nombre Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria (PDCO por sus siglas en inglés). Esta es la formalización de su programa de búsqueda de objetos cercanos a la Tierra, que está en funcionamiento desde 1998 y ha descubierto alrededor de 13.000 asteroides. La PDCO no solo se dedicará a buscar asteroides, sino también a diseñar e implementar tecnologías para desviar o destruir estos objetos en caso que sea necesario.

Actividades y eventos

Si bien el Día del Asteroide comenzó como una iniciativa científica para avanzar en la necesidad de acelerar el descubrimiento de asteroides y asegurar la defensa del planeta, hoy en día se trata de un movimiento a nivel mundial que muestra las distintas aristas de este problema. Cada año, más de 150 eventos en todo el mundo son organizados para conmemorar y celebrar este día.

Por supuesto, Chile no es la excepción. Distintas universidades y núcleos de investigación organizan una serie de eventos en distintas ciudades del país. Puedes ver la lista completa de actividades aquí. Además, ¡aún estás a tiempo para organizar tu propio evento! El sitio oficial tiene una serie de actividades para que cualquier comunidad interesada pueda participar.

Fuentes y links de interés

BONUS: onda de choque del meteorito de Chelyabinsk, que cayó en Rusia el 2013

One thought on “Día del Asteroide: conmemorando el evento de Tunguska

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *